Irnos de viaje significa que nos vamos a relajar, vamos a disfrutar y vamos a compartir momentos especiales con la gente que queremos, y esto muchas veces va de la mano con comidas en restaurantes, planes de hotel todo incluido, postres, botanas…, que si se incluyen muy seguido como estilo de vida podrían afectar negativamente nuestro peso. Sin embargo, hay que considerar que esto solo es temporal, y el tiempo que estemos de vacaciones disfrutemos lo más que podamos, pero intentando cuidarnos dentro de lo posible. 

 

 

Cuando vamos de vacaciones no significa que forzosamente tengamos que subir de peso o comer en exceso. Si bien es probable que aumentemos el consumo de alimentos calóricos, hay varias maneras de compensar esto para que no se vea reflejado en nuestra composición corporal. 

 

Hoy te voy a dar unos tips para disfrutar al máximo de tus vacaciones, pero siempre cuidándonos para que no lleguemos a casa y sea más difícil regresar a nuestros buenos hábitos:

 

  1. Mantente hidratado: es muy importante que constantemente estemos tomando agua, sobre todo si vamos a estar caminando mucho o es un lugar caluroso, ya que si llegamos a deshidratarnos, podemos confundir la sensación de sed con hambre. Además de esto, podemos llegar a excedernos con las bebidas azucaradas. (Por ejemplo, en hoteles todo incluido donde hay barra libre todo el día, podemos pasarnos con las bebidas alcohólicas o cocteles).  Te recomiendo cargar con una botella que puedas rellenar.   

  2. Carga con colaciones saludables: siempre es bueno estar preparado con colaciones prácticas y saludables que te pueden salvar en los momentos de hambre. Si estás en la playa puedes pedir algo alto en proteínas como ceviche, pescado, coctel de camarón, aguachile o verduras picadas. Si vas a estar turisteando y caminando puedes ir preparado con semillas, barritas de amaranto o frutas enteras que puedas transportar fácilmente. Así evitarás caer en la tentación de papitas, galletas o cualquier alimento procesado. 

  3. Siempre desayuna: un buen desayuno además de darnos más energía, nos mantiene satisfechos por más tiempo y es menos probable que lleguemos a las comidas con  mucha hambre.  Te recomiendo incluir un desayuno completo con suficiente fibra (frutas, avena, tortilla de maíz...), y proteínas de buena calidad (huevos, pechuga de pavo o queso). 

  4. Incluye verduras: éstas te mantendrán satisfecho e hidratado. Además evitarás el estreñimiento que muchas veces se presenta cuando estamos de viaje, ya que mejoran la digestión.  

  5. Cuidado con las bebidas: es fácil pasarnos en la cantidad de calorías ingeridas a través de las bebidas. Estas son calorías que nos tomamos muy rápido y que además no nos dan saciedad. Te recomiendo moderarte en el consumo de bebidas azucaradas como cocteles, refrescos, jugos, aguas de sabor… Así mismo moderarte en el consumo de bebidas alcohólicas, las cuales son muy altas en calorías y podrían llegar a aumentar nuestra grasa corporal de manera significativa. Si estás en un restaurante, puedes pedir limonada sin jarabe (agregar 1 sobre de estevia o splenda) o agua mineral con limón y sal, o café americano o té (sin endulzar).  Si deseas tomar alcohol te recomiendo no abusar en el consumo de éste y elegir opciones con menos calorías como vodka  o whisky con agua mineral o cerveza light. Evita cocteles preparados o mezcladores azucarados como refrescos o jugos. 

  6. Evita el buffet: muchas veces cuando vamos de vacaciones con todo incluido nos pasamos con la comida porque tenemos libre acceso a ésta. Si es el caso, te recomiendo evitar buffet y pedir siempre a la carta. Si solo hay buffet, sírvete en platos chicos y solo una vez. Empieza con la fruta y la proteína y deja al final el pan, tortillas, hot cakes, waffles y postres.

  7. Mantente activo: al estar activos quemamos más calorías y de esta forma podemos compensar el exceso en la dieta. Te recomiendo buscar actividades que sean fáciles y divertidas como caminar, correr, escalar, subir una montaña, nadar, realizar algún deporte en la playa… algo que disfrutes y que a la vez te ayude. 

  8. No intentes matarte de hambre cuando regreses: a veces vamos con la idea de comer en exceso para que cuando regresemos a nuestra rutina lo compensemos con dietas estrictas o imposibles. Lo mejor que puedes hacer una vez que regreses a casa, es seguir con un estilo de vida saludable que incluya alimentos de buena calidad, actividad física, agua y sueño suficiente sin llegar al extremo de dejar de comer. 

  9. Por último, disfruta: no se trata de ir a sufrir o a obsesionarnos con lo que estamos comiendo. Se trata de pasarla bien y al mismo tiempo cuidarnos. 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Recent Posts
Please reload

Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square